Aimée y Jaguar

Aimée y Jaguar
4.9 (97.5%) 8 votes

Aimée y Jaguar

Aimee y Jaguar

Sinopsis
En el Berlín de la II Guerra Mundial, Lilly, esposa de un oficial nazi, ama de casa y madre de cuatro hijos, lleva una vida convencional. Felice es judía y trabaja para un periódico nazi bajo un nombre falso, además de suministrar información a la resistencia. Cuando se conocen inician una historia de amor apasionada. Se escriben a diario cartas y poemas con los nombres ficticios de Aimèe y Jaguar. Cuando Lilly llega a saber que Felice es judía, rompe con su vida y emprende una serie de acciones: se divorcia de su marido nazi y hace que Felice se traslade a su apartamento. Pero, un día, las SS están esperándolas en el apartamento de Lilly.

Año  1999
Duración
125 min.
País
Alemania
Director
Max Färberböck
Guion
Max Färberböck, Rona Munro (Novela: Erica Fischer)
Reparto
Maria Schrader, Juliane Köhler, Heike Makatsch, Johanna Wokalek, Elisabeth Degen, Detlev Buck, Inge Keller, Kyra Mladek, Dani Levy, Desiree Nick, Rüdiger Hacker, Ulrich Matthes, Peter Weck
Género
Drama. Romance | Homosexualidad. Basado en hechos reales. Nazismo. II Guerra Mundial

 

AIMÉE Y JAGUAR

HOLOCAUSTO

El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos” le decía Ilsa Lazlo a Rick Blaine en Casablanca mientras los nazis aguardaban a las puertas de París.
Posiblemente en algún momento de sus vidas, pronunciaron esas mismas palabras Felice Schragenheim y Lilly Wust, las protagonistas reales de esta historia, dos mujeres de procedencias muy distintas que encontraron el amor en el Berlín de 1943 mientras el mundo se caía a pedazos a su alrededor.

Aimeé y Jaguar es una película excelente. Max Färberböck consigue de una manera sencilla y conmovedora dibujarnos los contrastes que envuelven esta historia tan especial. Un amor que nace y se desarrolla durante una guerra basada en el odio, la libertad de la que disfrutan un grupo de mujeres dentro de su propia esclavitud, la rebelión frente a la aceptación, la felicidad fugaz del ahora frente a la incesante tristeza de lo que ya es para siempre … “Son tiempos excitantes” dice Felice en una escena. Y lo son y así consigue transmitirlo Färberböck con la ayuda de la magnífica interpretación de Maria Schrader y Juliane Köhler y la fantástica banda sonora de Jan A.P. Kaczmarek .

Pero el mérito de Aimeé y Jaguar no reside solo en haber sabido trasladar esta historia real sin caer en excesos o defectos que hubieran desvirtuado la memoria de la historia de amor de Felice y Lilly, sino que además estamos ante una de las pocas películas que se adentran en el conflicto bélico de la II Guerra Mundial a través de los ojos de un grupo de mujeres.

Aimeé y Jaguar es una película muy completa con diálogos y detalles que merece la pena degustar lentamente, que trasciende el interés lésbico y que bien mereció algún premio más de los que optaba y mucho más reconocimiento del que tiene realmente.

                                                                                             BECHDEL

Con Hitler, todo el mundo sabe que cualquier cosa termina mal. Aimée y Jaguar son la excepción que confirma esa regla. No todo terminó mal en la Alemania Nazi. Porque los Nazis sabían mucho de depravación y control de las masas; pero de amor … , que es como el viento. Cuando puede soplar suave se autorrealiza, pero cuando no le dejan escapar se vuelve un tornado que provoca tsunamis cayendo precipitadamente sobre nosotras. Pero nunca somos vencidas. Y lo mejor: nunca tomamos venganza.

                                                                                              JAZMÍN

 

lesbómetro5     Español link     Español link

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Dinadec dice:

    Hermosa película!!!. La historia muy bien contada y las actrices geniales. 10/10

  2. Belen Marquez dice:

    Con Hitler, todo el mundo sabe que cualquier cosa termina mal. Aimée y Jaguar son la excepción que confirma esa regla. No todo terminó mal en la Alemania Nazi. Porque los Nazis sabían mucho de depravación y control de las masas; pero de amor … , que es como el viento. Cuando puede soplar suave se autorrealiza, pero cuando no le dejan escapar se vuelve un tornado que provoca tsunamis cayendo precipitadamente sobre nosotras. Pero nunca somos vencidas. Y lo mejor: nunca tomamos venganza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.