Sangaile

Sangaile
3.8 (76.67%) 12 votes

Sangaile película

Sangaile película

Sinopsis:

Sangaile es una chica de diecisiete años a la que fascinan las acrobacias aéreas. Un verano, en uno de esos espectáculos, conoce a Auste, una chica de su edad a la que confía su secreto más íntimo. 

Año  2015
Duración
88 min.
País
Lituania

Director
Alanté Kavaïté

Guión

Alanté Kavaïté

Reparto
Julija Steponaityte, Aiste Dirziute, Nele Savicenko, Laurynas Jurgelis, Salkauskaite Inga, Martynas Budraitis, Gaile Butvilayte, Jurate Sodyte
Género
Romance. Drama | Adolescencia. Homosexualidad. Drama romántico.

 EL VERANO DE SANGAILE

 EL MIEDO A VOLAR

Sangaile película

Sangaile y Auste ponen en escena una maravillosa narración sobre las turbulencias de la adolescencia, sobre el miedo a volar como alegoría del miedo a hacerse adulto. Y todo ello con una sensibilidad extraordinaria y unas interpretaciones sobresalientes de las dos jóvenes actrices que dan vida a estos personajes.

Desde el comienzo se puede vislumbrar que se trata de personalidades antagónicas: Auste es extrovertida, imaginativa y arrolladora, sin embargo, Sangaile es retraída, misteriosa y se encuentra sobrepasada por sus miedos. Pero ambas no tardan en congeniar y complementarse. Y de ahí, de cabeza al amor.

Eso sí, todo muy sostenido, en una nota baja para que no haya estridencias, de modo que la relación entre ellas fluye de modo muy natural pero poco concluyente.

No podemos olvidar que se trata de una película lituana y tal vez allí las reivindicaciones LGTB no estén precisamente a la orden del día aunque en cualquier caso el mérito es loable por su impecable ejecución. Se trata de una cinta muy poética con grandes silencios y miradas que dicen más que las palabras. Todo ello acompañado de un constante vaivén de avionetas en el aire practicando acrobacias.

Con una maravillosa fotografía, nos llama sobre todo la atención el contraste de paisajes: por una parte los alrededores de la casa de Sangaile, un frondoso bosque de enormes árboles y de otra el sofocante panorama urbano de la casa de Auste con todos esos bloques de viviendas perfectamente alineados al modo soviético.

No nos cabe duda de que este film es una nueva confirmación de que los grandes cineastas están cada vez más tentados a realizar películas que describen el amor de una mujer hacia otra mujer. Tal vez porque saben que la magia se alcanza sólo donde se prodiga la pasión.

lesbómetro4        Subtitulada link          Subtitulada link

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Viren dice:

    No es una película que me haya enganchado, creo que podían haberla desarrollado bastante mejor

  2. Anónimo dice:

    Ahora leo el comentario de Pep, que a mí no me merece ningún bravo. ¿Qué pasa, que los hombres no sufren por amor, o por otras causas? Pues imagino que sí, porque no es una cuestión de “atributos”, los sentimientos se tienen o no se tienen, va en la persona, no en el género. Mira, Pep, si te gusta ver pelis de lesbianas, adelante, no voy a entrar en lo que yo pienso de cuál viene siendo el principal motivo de que un tío se pase por este blog, pero tal vez tú seas esa “excepción que confirma la regla”. Sea como sea, no te justifiques, hombre, que harás bueno el dicho de “Excusatio non petita, accusatio manifesta”. Y, bueno, ya que tú mismo te declaras hetero, pues te animo a conocer algo más de tus parejas, que no dejan de ser mujeres como las lesbianas a las que tanto admiras, y sufren como nosotras porque, ¿sabes, Pep?, te contaré un secreto: la mayoría de nuestro sufrimiento no proviene de nuestra homosexualidad, es el hecho de ser mujeres lo que a lo largo de la historia nos ha hecho estar siempre relegadas y sometidas. Tal vez en este momento, y en algunos países, estemos, ¡por fin!, dando los primeros pasos para una igualdad real, el camino es largo y dificultoso, pero los grandes logros siempre han requerido grandes sacrificios, así que toca caminar y no parar.

  3. anónimo dice:

    Me ha parecido una estupenda película, bien hecha, ambientada y sobre todo las dos chicas están soberbias, un ocho sobre diez ¿peros?, al menos en mi opinión; el final me ha dejado muy mal sabor de boca ya que pienso que Sangaile ha utilizado a Auste y en cuanto a los avioncitos sobran todos los planos con ellos vale si querías poner uno por lo que representan, pero el resto sobra y terminan siendo cargantes

  4. pep dice:

    Soy un macho, lo cual no deja de ser un accidente de la naturaleza. No puedo cambiar esto. Ni quiero. Hace falta decir que un hetero reconociendo el lesbianismo es como entrar en un mundo duro, apasionado, dramático y fanstástico a la vez. Para mi un mundo al que quisiera estar unido desde mi nacimiento sin atributos masculinos. Os tengo sana envidia. Es lo que hay, por una parte y lo que pudo ser por otra. Seguid vuestro natural y poético, –lleno de placer y dolor–, camino… yo os sigo de cerca, lloro con vosotras y, a veces , me siento “vosotras.”

    • Lesbianadepelicula dice:

      ¡Bravo, Pep! Es un placer tu comentario. Pero no podemos decir “igualmente” al respecto. Las lesbianas somos salmones en un mar de morralla. Ni sufrimos tanto como crees ni nos resulta tan duro. La recompensa de la contracorriente es una amor así tan dulce por inesperado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.